Jugando a ser Dioses

Los publicistas muchas veces nos creemos Dioses. Jugamos con imágenes y textos para manipular la realidad: productos que mostramos de una forma pero luego son otra cosa, productos que aseguran un efecto que luego nunca se produce, alimentos elaborados con ciertos ingredientes (los cuales son las estrellas de las campañas) y luego aparecen en un porcentaje bajísimo, etc. Lo dicho, nos creemos Dioses.

¿Y por qué hago esta crítica al sector publicitario del que formo parte? Por la genial denuncia/reflexión que realiza Berto Romero acerca de la publicidad y la forma que tienen los publicistas de manipular las cosas. Os dejo con el video.

 

 

PD: Con la publicidad engañosa te puedes ganar una denuncia de las gordas y si no, que se lo digan a Reebok que hace años pagó 18,1 millones de euros para cerrar un caso de publicidad engañosa relacionado con sus zapatillas “EasyTone” y “RuneTone“.

Pin It on Pinterest